CONCEPTOS

ECONOMÍA CIRCULAR

Economía circular es un concepto económico que se incluye en el marco del desarrollo sostenible y cuyos objetivos son la producción de bienes y la reducción, al mismo tiempo, del consumo y desperdicio de materias primas, agua y fuentes energéticas.

La economía verde circular mantiene el valor añadido del producto el mayor tiempo posible y utiliza a su vez los residuos que generan los procesos de creación de nuevos productos y servicios de valor.

La transición a una economía circular requiere cambios en las cadenas de valor: desde el diseño de productos hasta nuevos modelos de negocio y mercado, nuevas formas de transformación de los residuos en recursos y nuevos modelos de comportamiento del consumidor.

Esto implica un cambio sistémico gradual en el que la innovación no solo se traduce en nuevas tecnologías, sino también en cambios en la sociedad a través de nuevos modelos organizativos, políticos y financieros.

 

ECONOMIA-CIRCULAR

BIOECONOMÍA

El término bioeconomía implica una economía que utiliza los recursos biológicos de la tierra y del mar, además de los residuos, como insumos para la producción de alimentos y piensos así como para la producción industrial y energética. También abarca el uso de procesos biológicos en las industrias sostenibles, ya que, por ejemplo, los bioresiduos tienen un potencial considerable como abono o, mediante su conversión, bioenergía.

La bioeconomía de la Unión Europea ya tiene un volumen de negocio que se acerca a los dos billones de euros y da empleo a más de 22 millones de personas. El 9% del total del empleo de la U.E. abarca la agricultura, la silvicultura, la pesca, la producción de alimentos, la pasta de papel y las industrias químicas, biotecnológicas y energéticas.

MODELO BIOECONÓMICO DE DESARROLLO

A través de los distintos campos de la bioecomía y en base al conocimiento de los recursos y condiciones de cada área local concreta, BBD desarrolla modelos integrados productivos y sostenibles con el objeto de generar riqueza, bienestar y protección ambiental. Para ello, llegamos a acuerdos internacionales con distintos socios para alcanzar los objetivos marcados en cada modelo bioeconómico.

BIOENERGÍA

La bioenergía es un tipo de energía renovable que se produce a partir del aprovechamiento de la materia orgánica e industrial formada en algún proceso biológico o mecánico, generalmente sustancias que constituyen los seres vivos o sus restos o residuos. Las formas más conocidas son: biomasa, bioetanol, biogás y otros biocombustibles.

Las energías renovables y bioenergéticas representan una notable contribución para reducir los efectos negativos por la emisión de gases efecto invernadero que conducen al cambio climático.

GENERACIÓN DISTRIBUIDA

Generación distribuida es un concepto basado en el aprovechamiento y desarrollo de fuentes de energía locales que están disponibles para ser utilizadas en las propias comarcas para favorecer el desarrollo agropecuario, urbano e industrial.

La capacidad de utilizar in situ dichas formas de energía renovable aporta ventajas medioambientales y disminuye los costes de producción, algo que debe ser evaluado en cada proyecto.

A modo de ejemplo, Galicia es una región con una importante capacidad de producción de energías renovables a través de agua, viento, biomasa, bioresiduos y luz solar.

EL DESAFÍO ALIMENTARIO

Con una previsión de población mundial de 9.100 millones de personas para 2050, un tercio más que la actual, se espera* un incremento importante del consumo de piensos y alimentos, cifrado éste último en aproximadamente un 40%. [*FAO 2015]

Dado que los recursos naturales son finitos, se necesitarán nuevas tecnologías para mayores producciones en una menor superficie de tierra respetando la biodiversidad de los ecosistemas hoy amenazados.

En los países en vías de desarrollo está previsto el aumento del consumo de carne en un 14 %, mientras que en el mundo occidental crece la tendencia a buscar productos con distinción biosaludable (BIO/ECO) e identidad propia.

Actualmente, se están implementando nuevas tecnologías que hacen posible producir más y mejor en el área de la acuicultura respetando la calidad de las aguas continentales y marítimas.

El cultivo bajo techo, gracias a la agricultura vertical, contribuye al suministro de alimentos frescos todo el año gracias a su proximidad a las ciudades y disminuye los costes energéticos y la contaminación que genera el transporte.

ACUICULTURA HIPERINTENSIVA

Al igual que la agricultura, la acuicultura busca aumentar la producción por superficie y disminuir el impacto ambiental a través de una menor ocupación de superficie costera, menor contaminación de las aguas y máxima reducción de los costes energéticos. Todo ello basado en la producción de alimentos acuáticos biosaludables y con identidad propia.

El sistema intensivo SIFT (Super-Intensive Farming Technology), que combina las metodologías y tecnologías SAS y RAS, permite alcanzar los objetivos indicados anteriormente con altos estándares de calidad de productos marinos, algo que ya se ha demostrado con el lenguado y el rodaballo.

AGRICULTURA DE PRECISIÓN

La agricultura tradicional basada en el laboreo, la siembra, el abonado y la recolección ha evolucionado hacia sistemas que buscan asegurar las cosechas con una adecuada productividad y calidad alimentaria.

El mayor conocimiento de las plantas, la bioclimática, los avances tecnológicos a través de la automatización y las TICs nos lleva a una agricultura más científica y técnica que no debe perder el horizonte de producir alimentos con identidad propia y con unos estándares biosaludables

GALICIA

Galicia es una comunidad autónoma situada en el noroeste de España con su capital administrativa en Santiago de Compostela. Tiene una extensión de 29.574Km2, una población de 2,7 millones de habitantes y un PIB per cápita aproximado de 20.000€.

La producción primaria en esta zona es muy elevada gracias a los afloramientos en la costa y una climatología atlántica que favorece la presencia de pastizales y una buena producción forestal. Galicia es la primera región europea en producción de mejillones (23.0000 t/a) y una de las regiones más importantes de España en producción láctea, con aproximadamente 930.000 cabezas de vacas y 1 millón de cabezas de cerdos. Mientras que la producción de vino blanco D.O. Rías Baixas es de 16 millones de litros.

La calidad de los pescados y mariscos gallegos es excepcional dentro del contexto de la Unión Europea. Galicia dispone de una importante industria de transformación y comercialización de pescado con dos siglos de historia, la cual a día de hoy se fundamenta en las grandes importaciones de productos pesqueros de todos los océanos del mundo

Galicia se encuentra ubicada dentro de las regiones europeas con hábitos de dieta atlántica. Ésta se fundamenta en el consumo importante de pescados, carnes y legumbres como fuentes de proteína. El consumo de frutas, hortalizas, pan blanco y patatas es habitual en nuestra dieta diaria. El agua, la cerveza, la leche y el vino son las bebidas más frecuentes.

A los gallegos les gusta comer y disfrutar de ello. La calidad de sus productos alimentarios acepta métodos sencillos de elaboración: cocción, brasa, plancha y guisado siendo el aceite de oliva un elemento indispensable en nuestras cocinas.

Investigación Aplicada